Atmósferas – Diego Díaz

La serie fotográfica que da forma a la primera exposición individual de Diego Díaz, puede ser visitada tanto en la Sala de Exposiciones de nuestro sitio web www.elcubodearte.com.ar, como así también en el Bar del Teatro Víctor María Cáceres de la Ciudad de La Rioja (Arg.), donde podrá ser visitada hasta el mes de julio.
Ante la invitación y un trabajo curatorial realizado en conjunto entre El Cubo y Sur_taller de Arquitectura, surge esta serie bajo el nombre Atmósferas, originada en una exploración de la vasta producción  fotográfica que Diego Díaz puso a nuestra disposición. A través de esta serie se muestra el resultado de la manipulación técnica y una propuesta estética que permite al espectador contemplar el mundo desde la mirada que propone el autor.

 

Foto de Juliana Torres

 

Para abordar la exposición desde otra mirada, El Cubo propone al fotógrafo Daniel

Vega realizar una reseña desde su apreciación personal.

Atmósferas del corazón

 

“¿Qué es la Fotografía?” —le preguntó un niño a su padre fotógrafo. “No te preocupes demasiado por el real significado de lo que decidas hacer en tu vida, pero si decidís ser fotógrafo, vos sólo ponés el ojo y el corazón. Es la única manera de ser auténtico”, le respondió el padre.
El valor más destacado de las fotografías de Diego Díaz que forman parte de la muestra Atmósferas es precisamente ése: en todas se percibe la mirada y la sensibilidad propias del autor. No fueron tomadas pensando en armar una exposición sino que la misma es el resultado de una búsqueda que con el tiempo concluyó en Atmósferas. No se puede pedir una situación mejor. El proceso creativo de un artista puede llevarlo por caminos peligrosos si el resultado final está pensado de antemano poniéndose por delante de sus obras. En el caso de las fotografías de Diego otro punto a destacar es que todas hablan de los temas que le preocupan o le interesan sin necesidad de que uno se detenga a mirar los epígrafes ni el nombre de la muestra.
No importa de qué palo viene Diego Díaz, ni si se detuvo en el camino a pensar en otras actividades que le permitieran ganarse el sustento, ni si se escapa temprano del laburo para recoger a su hija del jardín de infantes. Tampoco a uno le dan ganas de preguntarle qué cree que es la Fotografía. Sino que parado frente a cada una de las atmósferas que resultaron de sus disparos, uno reflexiona sobre el valor que adquieren las cosas que se hacen escuchando el latido interior que a todo ser humano le permite buscar —y encontrar— las herramientas para expresarse.
Tan auténtico es Diego cuando habla con la cámara que en todas las fotografías que forman parte de Atmósferas, —si el observador se detiene en el punto de vista de cada una—, queda en claro que Diego encuentra su mayor punto de inspiración levantado los ojos apenas unos centímetros por encima de la línea del horizonte. De allí para arriba se halla todo lo que a este artista le interesa investigar, lo que le inquieta, lo que le quita el sueño. ¿Con qué poco se logra tanto, verdad? Como dijo alguna vez la gran fotógrafa estadounidense Diane Arbus, “una fotografía es un secreto sobre un secreto, cuanto más te cuenta menos sabés”. O mejor dicho, en el caso de Diego Díaz, cuanto menos te cuenta más sabés.

 

Daniel Vega – Fotógrafo

 

 

 

 

 

error: